Guatarral, almirante y pirata

  • Francisco Núñez Roldán
  • libro
  • tapa dura y sobrecubierta
  • 320
  • 23x14 cms
  • 84-8433-044-3
Guatarral, almirante y pirata

En el verano de 1596, una poderosa flota anglo-holandesa se adentró en la bahía de Cádiz con el propósito de tomar, incendiar y arrasar la ciudad, según costumbre británica. Los gaditanos, que ya habían padecido años antes (1587) la incursión del pirata Drake en otro ataque rechazado con suficiente eficacia, se prepararon para repetir la gesta. Sin embargo, las rivalidades entre los duques de Medina–Sidonia y de Medinacelli, pesaron negativamente en el ambiente, y los anglo-holandeses lograron su objetivo tras la rendición del castillo de la Villa.

Todo este entramado ha servido de soporte para la construcción de esta novela documentada, divertida y, sobretodo, escrita con un lenguaje de sorprendente riqueza expresiva, que muy justamente obtuvo el premio Diablo cojuelo de Sevilla, y en la que un pícaro, fugitivo de la Inquisición, llega hasta Cádiz con el propósito de embarcar para América, o en el peor de los casos caer prisionero de los ingleses que lo libren de la hoguera. Las peripecias de Pedro Medina de Frías y su compañero de viaje son dignas de los mejores relatos sobre el tema, y su directa aportación testimonial a la caída de Cádiz realza el ambiente novelesco en que toda la trama se desarrolla, muy bien encuadrada en su contexto histórico y de agradable y fácil lectura.

Para la corona inglesa el asalto de Cádiz fue un desastre desde el punto de vista económico, ya que con los botines incautados no se pagaron las 500.000 libras que costó la expedición. Sin embargo, desde el punto de vista propagandístico, para Isabel I de Inglaterra fue una gran alegría conocer las noticias que le fueron transmitidas por Sir Walter Raleigh, el Guatarral de la novela, gran almirante para los ingleses, pirata y desalmado para los gaditanos.